Preguntas frecuentes

  • ¿Qué es la construcción con tierra?

Es aquella que utiliza la tierra o suelo como principal material. Engloba infinidad de técnicas, siendo las principales la tapia, el adobe, el entramado, el bloque de tierra comprimida (BTC) y el cob. El uso de la tierra es aplicado también a una gran variedad de revestimientos interiores, exteriores y suelos. Para su uso en construcción, el interés radica en usar tierras o suelos compuestos por partículas inorgánicas. Según su tamaño de mayor a menor, estas partículas se clasifican en rocas, gravas, arenas, limos y arcillas. Son las arcillas, fundamentalmente, las encargadas de proporcionar cohesión a un mortero o mezcla para la elaboración de un material de tierra. Cada técnica necesita de unas proporciones de partículas adecuadas. Además, se llama estabilizante al producto que puede ser añadido al suelo o tierra para incrementar o mejorar ciertas condiciones físicas y químicas como pueden ser impermeabilidad, cohesión, aislamiento térmico, … Entre ellos encontramos las fibras vegetales, aceites, caseína, estiércol, látex, cemento portland, cal, yeso, asfalto, áridos, etc.

El adobe o ladrillo de tierra sin cocer, es un mampuesto que se elabora normalmente con una mezcla plástica de tierra y paja dentro de un molde. Se desmolda y se deja secar al sol.

El cob o pared mano usa una mezcla de tierra y paja parecida a la del adobe aunque con menor cantidad de agua y sin moldear. Las bolas o pellas de mezcla se colocan directamente sobre el muro o elemento al que se quiere dar la forma.

La tapia de tierra es aquella construcción elaborada al compactar enérgicamente suelos de bajo contenido en agua dentro de un molde. El tapial o molde puede ser de diversos tamaños, formas y materiales.

El bloque de tierra comprimida o BTC, es el mampuesto que se obtiene tras comprimir mediante una prensa mecánica una mezcla de tierra de una granulometría específica y poca humedad.

El entramado corresponde, en general, a las técnicas de construcción que combinan tejidos de fibras vegetales leñosas con morteros de tierra. Tal es el caso de la quincha, el bahareque, el torchis o el wattle and daub.

Existen otras técnicas de menor alcance como son la tierra-paja, la tierra vertida, la tierra extruida, el earth-bag, el hormigón de arcilla, los revocos de arcilla, etc.

 

  • ¿La construcción con tierra es propia de África y Sudamérica?

Este tipo de construcciones, a escala doméstica y pública, se extiende por gran parte de las latitudes y altitudes de todo el planeta. Está presente en climas diversos, desde la selva tropical, el desierto, la alta montaña o la costa. Países como Francia, Reino Unido, España o China, tienen una milenaria tradición de construcción con tierra. Y sigue expandiéndose en un gran número de países industrializados y no industrializados.

 

  • ¿Los edificios de tierra resisten las lluvias y la humedad?

Los elementos de tierra deben ser protegidos de lluvias, salpicaduras, viento y humedad del suelo, mediante aleros, revestimientos, sobrecimientos, barreras impermeables o estabilizantes. En especial, en aquellos lugares donde las precipitaciones no son tan escasas como en las de una región árida o semiárida. En construcción con tierra se necesita un buen sombrero, abrigo y botas, ya que la presencia de agua puede ocasionar graves daños. Estabilizantes como el cemento portland, la cal, el asfalto y otros compuestos orgánicos, pueden ser usados para mejorar algunos aspectos de durabilidad aunque otros inconvenientes aparecerán si no se usan de manera adecuada (proporción, compatibilidad con soporte, toxicidad, …)

 

  • ¿Qué tipos de tierra son apropiadas para construir?

El suelo está compuesto por partículas de diferente tamaño. Las arcillas, fundamentalmente, son las partículas que proporcionan cohesión, al igual que lo hace el cemento portland o la cal. Normalmente las tierras o suelos idóneos varían en función de la técnica de construcción que usemos y las guías de diseño aluden fundamentalmente a considerar el contenido mínimo de arcilla, el tamaño máximo de árido y los proporciones presentes de cada tamaño de partículas. Si bien, general, todas las tierras son aptas para construir. Los suelos orgánicos procedentes de zonas de cultivo o huerto no son apropiadas para la construcción, por su contenido en humus y materia vegetal. Podemos guiarnos por el olor del suelo, en estado seco y húmedo, para no aceptarlo si éste huele a materia orgánica. Es por ello que los suelos para construcción suelen obtenerse por debajo de la capa fértil, según el espesor de la misma.

Para la correcta selección de suelos o tierras para la construcción, se realizan pruebas de campo y ensayos de laboratorio. Las primeras nos dan información de carácter organoléptico, cualitativa en general y se realizan con poco gasto y rápidamente. Los ensayos experimentales, que requieren mayor tiempo y gasto, aportan información cuantitativa basada en métodos científicos. Según el autor o publicación, las pruebas de campo se realizan de una manera y con unos límites de clasificación determinados. En el siguiente link podéis encontrar una propuesta de cómo hacerlo https://vimeo.com/album/3478314

 

  • ¿Los edificios de tierra resisten terremotos?

Como cualquier problema en construcción y arquitectura, se trata de una cuestión de diseño. Conociendo el comportamiento estructural del material y siguiendo los criterios de de las normativas antisísmicas estatales y de expertos en la materia, estos edificios pueden cumplir con las exigencias sismorresistentes. La normativa de construcción con tierra en Nueva Zelanda, país con un alto riesgo sísmico, establece las condiciones necesarias para la resistencia sísmica. Por ello, cada proyecto debe ser estudiado por especialistas.

 

  • ¿Se puede construir legalmente con tierra en España?

En España, hoy día, sí es posible. En nuestro país, todas las nuevas edificaciones deben cumplir el Código Técnico de la Edificación (CTE). Este documento, aprobado en 2006, es de prestaciones y no preceptivo. Lo que quiere decir que las soluciones constructivas deben cumplir, a través de los Documentos Básicos incluídos en el CTE, con los valores establecidos aunque sin señalar cómo. Por ello, en un proyecto construido con tierra se deben aportar los datos necesarios para su justificación, así como la responsabilidad del técnico competente.

Actualmente, existen en España las publicaciones normativas “Bases para el diseño y construcción con tapial” (MOPT, 1992) y, la única normativa europea para bloques de tierra comprimida, “UNE 41410, Bloques de tierra comprimida para muros y tabiques”. En el futuro se desarrollarán normativas para otras técnicas en nuestro país.

 

  • ¿ La construcción con tierra pertenece a una época pasada?

La irrupción en la humanidad de los materiales de las revoluciones industriales como el acero, plástico u hormigón armado, ha desplazado a otros materiales como la tierra o la piedra . Sin embargo, aunque en muchos lugares la construcción con tierra está en “vías de extinción”, en otros no ha dejado de usarse. De hecho, estas técnicas suponen soluciones ecológicas a los problemas arquitectónicos y ambientales contemporáneos, causados por el uso de recursos no renovables y altamente contaminantes. Es en los países industrializados donde mayores avances se están realizando para la creación de normativas y productos que permitan la incorporación de estas técnicas a las exigencias actuales.

 

  • ¿Construir con tierra es símbolo de pobreza?

Incluso en países de poblaciones gravemente empobrecidas, existe rechazo a las construcciones locales tradicionales de tierra, las cuales son confortables y económicas. Existe un deseo de imitar a otras culturas dominantes, con sus edificios de hormigón armado, cristal y acero. Incluso esto lleva a construir con chapas metálicas y bloques de hormigón con cemento portland, donde el calor, el frío y el ruido son insoportables.

Por otro lado, suele asociarse edificaciones de tierra con construcciones no durables. Sin embargo, con un buen diseño, control de ejecución y cultura, se puede construir una edificación de tierra de alta durabilidad y bajo mantenimiento.

 

  • ¿Es muy caro construir con tierra en nuestro país?

La construcción con tierra se asocia a una artesanía y a la necesidad de mucha mano de obra y, por tanto, a un alto coste. Mientras que el material tierra es considerado de muy bajo coste. Cada día, existe mayor industrialización en la construcción con tierra para la reducción de los precios y aumento de velocidad en la ejecución de las edificaciones. Se debe tener presente que el uso de maquinaria conlleva otras desventajas de alto impacto ambiental, social y económico. Por ello, en cada proyecto, deben ser valorados los múltiples aspectos que implica una construcción.

Actualmente, la construcción con tierra, es valorada por ser positiva en la creación de comunidad. Esta idea, quizás, procede de imágenes de sociedades que usan o usaban tecnologías simples y baja industrialización, y donde la creación grupal, la autosuficiencia y el apoyo mutuo son de mayor evidencia. Registros actuales y de tiempos preindustriales ilustran cómo grupos comunitarios construyen y mantienen sus edificios privados y públicos.

  • ¿Estos edificios requieren de mucho mantenimiento?

Todos los edificios, sean del material que sean, deben ser mantenidos. Cuanto mejor sea el diseño, la ejecución y la calidad de los materiales, menor será su mantenimiento.

 

  • ¿La tierra es muy buen aislante térmico?

Nada más lejos. La tierra suele tener una densidad, kilogramos por metro cúbico, muy alta en relación a los considerados como materiales para aislamiento térmico. El interés de usar la tierra en combinación con otros materiales térmicos aislantes, consiste en aprovechar lo que cada uno puede aportar para regular el ambiente interior de los edificios. Sí debe señalarse la alta inercia térmica que posee la tierra. Esta, propiedad  hace que las variaciones interiores de temperatura sean de menor amplitud y se produzca un desfase térmico que puede ser controlado. La inercia térmica y la regulación de la humedad interior se ven favorecidas por la higroscopicidad de los materiales de tierra, capaces de ceder y admitir vapor de agua presente en el aire ambiente interior y exterior.